2 de julio de 2018

Energía

Wenas

Anoche en la fiesta del orgullo gay en un concurrido escenario de rumba LGBTI (ponga las demás letras que a ud le gusten si cree que falta alguna), la primera a la que asisto sin compañía, pensaba en ello, en las ventajas que tiene salir a rumbear sabiendo que cuentas con alguien para acompañarte, bailar y porqué no, ciudarte.

El azar me hizo toparme con rostros del pasado a quienes pude ver con una nueva mirada, sin ser visto... esas personas cuyas historias se resumen en "quiero sexo contigo, pero hasta ahí" en algún momento me decepcionaron y al verlas tan felices, tan sonrientes y divertidas simplemente caí en la cuenta que su historia no era conmigo, yo fui un personaje incidental y como tal debió ser, y creo que así está bien.

Pensé poder coincidir en la rumba con algunas personas con quienes había acordado vernos. Algo similar a cuando salíamos varios bloggeros pero esta vez gente de otra red social. Los que no iban en grupos iban emparejados y las buenas intenciones a veces se quedan en eso. Confirmé mi reticencia a andar en grupos. Aproveché mi anonimato en medio de tanta gente.

Esta mañana, luego del desayuno mitigador de la incipiente resaca, decidí tomar mi bicicleta y salir a pedalear por la sabana, no al interior de la ciudad sino afuera. Por aquello de modificar variables para vivir nuevas historias. De ida me gustó pedalear a mi ritmo, agradecido por poder encontrarme con mis pensamientos e ideas sin otros sonidos diferentes a la brisa y los carros que pasaban.

De regreso casi ningún ciclista, excepto yo, iba sólo. Todos iban en grupo o cuando menos acompañados de otra persona. Los grupos avanzaban rápido y las parejas un poco más lento que mi ritmo. Algunos paraban en el camino a esperar a sus compañeros y luego, con ánimos un poco renovados, retomabanla marcha con más fuerza.

Y ahí estaba yo, disfrutando de la música, las luces y la fiesta; pedaleando a buen ritmo y disfrutando el verde de la sabana, sin más compañía que mis pensamientos.

En medio de todo, lo que me tiene absolutamente asombrado y maravillado, es que tuve la energía suficiente para ir a bailar, subir y bajar escaleras, estar de pie hasta las 2 am y más tarde, a las 10.30, salir a pedalear unos 40 Km... Pucha eso no lo hacía desde que tenía 31!

Del análisis de los grupos y mi individualidad, me encargo con más calmita, hay que pedalerarle al tema.

JP

Suena...

Ricky Martin Ft. Pitbull - Mr. Put It Down

15 de abril de 2018

Aterrizaje

Wenas

Una vez más aterrizando en el "mercado del usado", vuelvo a la soltería.

La ventaja es que los dos últimos aterrizajes, incluido este, han sido relativamente suaves, casi sin llanto y con la certeza y racionalidad necesarias para evitar caer en un micro infierno en medio de la abrumadora cotidianeidad que vivo entre semana.

Mientras mi mejor amiga se empecina en negar el paso del tiempo, yo parezco más acoplado a su avance y efectos en este mundo raro en el que vivo.

Ya casi sólo se interactúa de manera virtual, la dedicación al trabajo y a la frenética carrera por estudiar más y más no les deja tiempo a las personas ni siquiera para ver a a quellos que ya conocen, mucho menos a los que hay por conocer.

Imagino que, como antes, será un aprendizaje. Salvo la diferencia que el paso del tiempo y de los totazos ha hecho en mí y mis expectativas.

Esta vez prometo ser mas leal conmigo mismo. (Así con ello me prive de uno que otro polvo memorable). Si lo puedo imaginar, lo puedo hacer real, ya lo he hecho en otros aspectos y este será un logro más.

JP

1 de abril de 2018

Retoño

"Ah, cierto que tú no tienes bebés..."

Frase lapidaria con la que cierta compañera de trabajo recientemente justificó, desde su mapa mental, la poca atención que le mereció mi argumento sobre tal o cual tema sin relevancia para mí.

"Es que tú eres hombre, a ustedes no se les penaliza tanto no tener hijos a esta edad"

Hace poco medité al respecto, más allá del patrón cultural de tener marido, hijos, mascotas, casa, carro y vacaciones en la playa para ser un ser humano que encaje en esta sociedad.

A caso no se dan cuenta que traer mas humanos al mundo sólo va aempeorar las cosas para este planeta a punto del colapso?

No se han detenido a pensar en las oportunidades que se le pueden brindar a hijos abandonados en los horfanatos que anhelan una familia?

Qué se supone que hay que envidiarles a los que tienen hijos?
  • Poder compartir con el bebe sólo los primeros cuatro años de vida para después entregarselo al sistema para que lo eduque y puedar ser un consumidor más en el futuro?
  • Llegar todos los días cansado(a) a casa, sin alientos, por que lo mejores alientos los dejaste en el trabajo; y entregarle tu versión más agotada, desgastada y malgeniada a tu hijo?
  • Tener que entregárselo al sistema educativo (público o privado, da lo mismo) para que sean los profesores quienes conozcan sus mejores años de lucidez, inocencia y curiosidad mientras tú (padre o madre ejemplar y valiente) te mueles el pellejo por tratar de darle lo que en tu concepto es "lo mejor"?
  • Sólo contar con un periodo de tres semanas en el año (en Colombia) para vivir con "tu familia"... si, esa familia que ves cuatro o a lo sumo seis horas al día y que terminan por volverse unos completos extraños, por que conoces más y mejor el genio del tesorero de la oficina que a tu hijo adolescente y su turbulenta etapa de crecimiento?
  • Repetir ese ciclo hasta que la vejez te dé el campanazo y ya tus hijos se vayan de la casa por que no soportan vivir a tu lado o simplemente por que quieren explorar el mundo bajo sus propias reglas?
Eso es lo que hay que envidiar, perseguir, buscar?

De ninguna manera es una oda en contra de quienes tienen la firme convicción de formar familia y hacer su mejor esfuerzo para que esa familia sea adecuada y feliz, para gustos los colores.

Mi punto es, "ese tonito" de misericordia, de falsa y vacía superioridad que algunas mujeres adoptan cuando opinan sobre otras personas que no cuentan con un mapa mental similar, quienes orientan su vida por caminos diferentes al de la paternidad, esas que juran a pie junto que "opinas así por que no tienes hijos, cuando te toque, vas a ver"...

Despierta ilusa!... eres un útero más trayendo al mundo mano de obra y consumo gratis para alargar, por una generación adicional, la cadena a la que nos tiene amarrado el sistema, te vendieron el bello cuento y lo comiste entero sin chistar nada. Y de cereza, defiendes el modelo y denigras de quienes no lo seguimos al pié de la letra. Analiza por un momento y te encontrarás con que no hay diferencia entre una vaca que entrega a su ternero para un restaurante, una gallina que pone huevos para el desayuno de otra especie que la explota y tu, ejemplar madre, que trae humanos al mundo para que sean fuerza laboral barata de las corporaciones.

Creo que la sociedad necesita de un cambio, seguramente no lo voy a presenciar en esta vida, de todo corazón desearía que, como especie, hubieramos sido más respetuosos con el planeta que nos alberga y nos da de comer a diario... así ello implicara no tener las comodidades que tenemos en este momento.

Aquellos que hoy se erigen orgullosos con sus hijos en brazos o de la mano, serán concientes que esos mismos humanos tendrán que presenciar el colapso del ecosistema cuando tengan unos 60 o 70 años?

JP